widget-doctoralia.jpg

En los últimos años, Internet se ha convertido en el canal de comunicación por excelencia para cualquier profesional. Sí, también para los que se dedican a la sanidad, ¿por qué no? De hecho, son cada vez más los especialistas que saben aprovechar las ventajas que da la red para aumentar su presencia en los resultados de búsqueda, mejorar su marca personal o incrementar su agenda de contactos.

couted.pngEl rastro que conforma la identidad digital está formado por impactos de distinta procedencia que quedan grabados en Internet y son difícilmente borrables. Es por ello por lo que la huella digital o 2.0 de cada profesional debe cuidarse para conseguir labrarse una reputación profesional adecuada❞ destaca el Dr. Frederic Llordachs, co-fundador de Doctoralia y experto en gestión de identidad digital de profesionales sanitarios. 

¿No sabe por dónde empezar? Pruebe primero estos sencillos trucos:

1. Busque su nombre en Google

busqueda-google.png

¿Para qué sirve “autogooglearse”? Y ¿por qué recomendamos buscarse en Google y no en otro buscador? Google es, en la actualidad, el motor de búsqueda más utilizado en la Web. Por eso buscarse en Google es la forma más fácil de comprobar qué puede encontrar el paciente cuando teclee su nombre en Internet. ¿Le encontrará? ¿Será positivo todo lo que lea sobre usted? ¿Sabrá localizar su consulta o cómo contactarle?

2. Encuentre su competencia más cercana

A continuación busque su especialidad y localidad en Google (por ejemplo: ginecología madrid) para saber cómo se comporta su sector y su competencia. Todos los pacientes que busquen esa especialidad concreta en su localidad verán prácticamente lo mismo que haya encontrado usted.

¿Y ahora qué? Si Google no le está mostrando lo que esperaba, entonces es hora de dar forma a su identidad digital con estos consejos para que el buscador muestre su mejor carta de presentación como profesional de la salud.

3. Regístrese en una plataforma online de médicos

Abra una ficha en un directorio de médicos online de referencia y fiable, que cuente con un gran volumen de pacientes usuarios. Los aspectos más importantes en los que fijarse a la hora de escoger el directorio en el que estar son: 

  • Volumen de usuarios mensuales de ese directorio: ¿Cuántos pacientes buscan médico allí cada mes? ¿Qué probabilidades tiene usted de que sus potenciales pacientes le encuentren allí?
  • Posicionamiento de los profesionales que aparecen en ese directorio: Si cuando busca en Google el nombre e un profesional en concreto el resultado de ese médico en ese directorio aparece entre las primeras posiciones en Google significa que esa plataforma tiene un buenposicionamiento.
  • Volumen de profesionales de la salud registrados: Suele ser un buen indicador de la utilidad y resultados que ofrece esa plataforma a los especialistas que se registran en ella.

4. Demuestre que es experto en su campo

Crear un Blog sobre un tema de interés profesional es un buen comienzo. Es imprescindible dar continuidad a la edición de artículos y ponerse en la piel del paciente a la hora de explicar las distintas dolencias. Otra opción para posicionarse como experto en una dolencia, enfermedad o tratamiento concretos, es responder a las preguntas que los pacientes plantean en algunos directorios online de profesionales que dan esta opción. Es importante dar a entender al paciente que sus explicaciones y consejos no pretenden sustituir una visita en persona a la consulta del especialista, sino que buscan ser una guía para orientarle mejor sobre cómo enfocar el problema. 

5. Relaciónese con otros expertos y sea activo en las redes sociales

Tejer una red de contactos online hará que su identidad digital gane credibilidad. Twitter es una buenísima herramienta tanto para alcanzar este objetivo como para viralizar el contenido del blog, es decir, para conseguir que la información llegue a más usuarios, entre ellos médicos o pacientes interesados en la misma área de especialización.

6. Pierda el miedo a relacionarse con pacientes

Sabemos que Internet todavía no puede sustituir una visita física, pero ya nos permite resolver dudas puntuales de los pacientes y mostrarnos cercanos y comprensivos con las dudas y temores que estos pueden manifestar. Si bien hay que mantener las distancias y no olvidar los principios de confidencialidad, mostrarse cercano y accesible puede beneficiar su imagen profesional y convencer a pacientes indecisos. 

7. Tenga paciencia

Construir nuestra identidad digital es cuestión de tiempo, pero si se trabaja y se siguen estos consejos puede llegar a convertirte en un “influenciador” o líder de opinión entorno a su especialidad o área de interés.

Si le ha gustado este artículo, compártalo en sus Redes Sociales 🙂