iStock-801249656-1

El coronavirus COVID-19 ha llegado a nuestras ciudades, atravesando fronteras y modificando, de forma radical, nuestro día a día. La excepcionalidad de la situación hace que todos y cada uno de nosotros tengamos que invertir esfuerzos que ayuden a frenar esta pandemia pero, ¿cómo podemos lograrlo?.

El estado de alarma decretado por el Gobierno el pasado viernes 13 de marzo hace que tengamos que plantearnos cómo queremos mantener la normalidad (y la cordura) y, a la vez, contribuir en la contención del virus. A lo largo de este artículo, vamos a ver de qué manera podemos, entre todos, descongestionar los centros de salud para que los profesionales de la salud puedan centrarse en los casos de contagios así como en el resto de emergencias sanitarias.

Índice de contenidos

 

¿Qué podemos hacer desde el sector sanitario?

Ya que nuestra responsabilidad es disminuir al máximo nuestra presencia en las calles y los lugares públicos, ¿qué tal si empezamos con promover la telemedicina? Empezar a ofrecer las consultas de forma online tiene dos grandes ventajas: por un lado, no saturamos los centros de salud con visitas no urgentes y, por otro lado, disminuimos el número de desplazamientos y, por tanto, los contactos que puedan ocasionar la propagación del virus.

La telemedicina no es algo nuevo que haya llegado con la entrada del COVID-19, si no que es una tendencia que, cada vez más, está posicionándose como una nueva forma de ejercer la medicina. El aumento de consultas online se multiplicó por cinco de 2018 a 2019, según los datos de un estudio realizado por Sanitas. Del mismo modo que otro tipo de gestiones online han aumentado en los últimos años, tiene sentido que lo haga también el sector médico, especialmente teniendo en cuenta que la mayoría de las visitas (un 70% según el estudio de Sanitas) no requieren contacto directo con el paciente.

Así pues, contar con herramientas para ofrecer este servicio a los pacientes puede aportarnos grandes beneficios.

Beneficios de las teleconsultas

En la situación de excepcionalidad en la que nos encontramos a día de hoy, el primer punto a destacar sería la posibilidad de acudir a una visita médica sin riesgo de contagio del COVID-19. El hecho de evitar el contacto físico con otras personas y el no tener que salir a la calle es esencial para contener la expansión del virus.

Otra de las ventajas más visibles es el ahorro de tiempo en los desplazamientos. No tener que invertir tiempo en llegar a la consulta es una de las grandes ventajas que ven los pacientes, especialmente aquellos que necesitan realizar visitas periódicas.

Ofrecer consulta online nos puede ayudar a prevenir el autodiagnóstico. Hoy en día, todo lo buscamos en Internet y, en muchas ocasiones, la información no es fiable. Aunque no todos los casos o diagnósticos pueden realizarse a través de una consulta online, sí puede ser el primer paso para contrastar información y evaluar si la situación del paciente requiere de atención médica urgente o no.

¿Cómo ejercer la telemedicina?

Existen multitud de plataformas que pueden ayudar a ejercer la telemedicina y descongestionar así los centros de salud. Aunque algunas de ellas son de pago, otras muchas son gratuitas, veamos algunos ejemplos.

Videoconsultas:

  • Skype. Una de las primeras y más populares plataformas para realizar videollamadas y estar en contacto con otras personas pese a la distancia. Además de poder utilizarse de forma gratuita, dispone de una versión online que permite su uso sin necesidad de descargar el programa.

  • WhatsApp Video. Actualmente, una de las mejores opciones para realizar video consultas, ya que es la aplicación de mensajería más popular del mundo y, por tanto, es una herramienta que todo el mundo tiene al alcance de su mano.

  • Zoom. Con esta herramienta, es posible enviar un enlace a los pacientes para que se conecten a una consulta online sin necesidad de descargar ningún programa. Dispone de una versión gratuita que permite realizar videollamadas de hasta 40 minutos. En esta herramienta también es posible compartir pantalla.

Además de estas herramientas, desde Doctoralia estamos enfocando todos nuestros esfuerzos en lanzar un servicio de video consultas que pueda integrarse con su perfil. Si quiere recibir un aviso cuando esté disponible nuestra herramienta de telemedicina, déjenos sus datos a través de este formulario.

Consultas online:

  • Pregunta al experto. Utilizar la sección gratuita de "Pregunta al Experto" de Doctoralia también contribuye a la descongestión de los centros de salud. Aquí, todos aquellos pacientes que tienen dudas no relacionadas con la crisis del COVID-19 encuentran una alternativa eficiente en este servicio para encontrar respuestas a sus dudas y, si lo requieren, solicitar cita con un profesional médico de manera online.

  • Chat online. Una herramienta que puede ser utilizada a través del software de Doctoralia y sirve para comunicarse de forma ágil con sus pacientes actuales. Resolver las dudas de los pacientes, a veces, es tan sencillo como ofrecer facilidades de contacto directo con los profesionales de la salud.

¿Cómo facturar las visitas online?

Quizá este sea uno de los aspectos que crea más dudas o controversia en el momento de decidir realizar consultas de forma online o no. Por suerte, actualmente disponemos de multitud de herramientas y plataformas que permiten realizar pagos de forma sencilla y rápida no solo entre conocidos, familiares o amigos sino también a nivel profesional como si de una facturación física en la consulta se tratase.

  • Transferencia bancaria. Es la forma de pago a distancia más popular ya que existe desde antes de la era de Internet. Por suerte, la digitalización ha permitido que podamos enviar pagos a través de transferencias bancarias también de forma online tan solo accediendo a nuestra banca online y teniendo el número de cuenta de destino. Muchos bancos ya ofrecen este servicio de forma gratuita por lo que no solo las transferencias entre un mismo banco son gratis sino que también lo son entre diferentes entidades. La recepción del pago puede variar en función de la entidad desde la que se hace el envío y la entidad en la que se recibe así como también si el pago se realiza en un día festivo o laborable.

  • Paypal. Se ha convertido en una de las plataformas de pago más populares de los últimos años. Podemos crear una cuenta de forma gratuita y añadir los datos de nuestra tarjeta o nuestro banco. A partir de ese momento, podremos empezar a recibir pagos. A nivel de empresa, disponen de otro tipo de cuentas específicas que permiten incluso generar facturas.

  • Adyen. Ha entrado pisando fuerte dentro de los sistemas de pago online y grandes compañías como Spotify, Uber o Booking ya lo utilizan como plataforma de pago. Además, permite compartir un enlace con la persona que queremos que realice el pago para que lo efectúe de forma rápida y sencilla.
  • Bizum. Es una plataforma de pago instantáneo entre particulares y también en comercios. Para poder efectuar y recibir pagos a través de Bizum, es necesario que las dos partes dispongan de la aplicación. Los envíos se realizan únicamente compartiendo el número de teléfono de ambas partes. Cuando el emisor hace un envío de dinero, recibe un SMS de confirmación para poder efectuar el envío. Después de eso, el destinatario recibe el dinero al momento.

 

Además de todas estas plataformas, en Doctoralia continuamos trabajando para integrar un sistema de facturación dentro de nuestro software de gestión con tal de poder agilizar y mejorar el día a día de su consulta o centro médico.

Entre todos, podemos superar la crisis del COVID-19. Tenemos un gran reto por delante, acabar con el virus y demostrar que la telemedicina es el futuro, que Internet es nuestro mejor aliado y que es completamente compatible con la medicina. Y, una vez más, aprovechamos para dar todo nuestro apoyo y agradecimiento a todos los profesionales de la salud que están dándolo todo en estos duros momentos. ¡Gracias!